Los Abrazafarolas del Infierno: capítulo 29

“En el cielo, a un águila poderosa
le da igual todo lo ilegal.
La luz del arcoiris en sus alas
vuela hacia hacia la eternidad.

Águila, vuela libre,
muéstrate a la gente.
Simplemente hazlo a tu manera,
deja atrás el tiempo,
sigue la señal.
Volaremos juntos algún día”
(Helloween)

cap-29

Bueno, pues ya casi están cambiadas las cuerdas de mi guitarra para el concierto del Planeta Rayo: solo me queda una por poner. Nuestra nave llegará a la Galaxia de la Guadaña en breve y allí me reencontraré con la última persona con la que estuve antes de morir… quien da la casualidad de que también es la anticristo e hija de Satán. Ahora solamente tengo que convencerla de que se vuelva al Cielo conmigo para que negocie con León XIV su hipotética sustitución de Dios. Ufff… bueno, voy a cambiar la última cuerda y no me voy a agobiar más, porque cada vez que me despierto en la cama de un hospital, todo empeora por momentos. Es curioso, pero hasta ahora no me había dado cuenta de que la pegatina del águila de colorines que me pegó Sandra en la pala ha sobrevivido a mi muerte por ahogamiento y a un montón de conciertos en el Infierno prácticamante intacta… Un momento: ¿cómo es posible que sus colores brillen de una forma tan intensa?

Mientras tanto, en el hangar principal del Cielo, el Espíritu Santo seguía moviendo sus gigantescas alas metálicas intentando escapar inútilmente de una gigantesca red de oro con un espectacular destello electromagnético. Se encontraba rodeado de una centena de mercenarios del planeta Rayo y de una decena de guardias suizos armados con unas larguísimas picas de oro que utilizaban para atravesar su blindaje… que acababa de empezar a emitir unas extrañas y cegadoras luces multicolores.

Poco después, Satán recibía un correo electrónico escrito en tipografía Comic Sans en el que ponía lo siguiente:

Hola Satán:

Esto se me ha ido de las manos: Su Santidad el Papa se ha hecho con el Cielo y me tiene prisionero, así que he activado mi secuencia de autodestrucción. ¡Ah! Mis comandos de ángeles caídos han destruido todos los portales del Infierno a excepción del que hay en El Escorial, así que te recomiendo evacuar el Infierno cuanto antes si no quieres quedarte encerrado allí cuando este universo deje de existir. 

Por cierto: cada vez tengo más claro que un universo con Cielo e Infierno ha sido un error, pero confía en mí, porque tengo unas cuantas ideas para después de su desaparición.

Has sido un adversario más que digno, ¡hasta siempre y mucha suerte!

Firmado: el Espíritu Santo + Sandra (mi última forma humana) + Dios Padre Todopoderoso.

Nota 1: el autor no se responsabiliza de sus propias opiniones. La novela online por entregas “Los Abrazafarolas del Infierno” es un texto de ficción. Cualquier relación con la realidad es pura coincidencia.
Nota 2: ¿quieres leer el siguiente capítulo? Haz click aquí.
Nota 3: el Photoshopeo es de un servidor.
Nota 4: ¿se te ha olvidado quién era alguno de los personajes o de qué iba esto? Aquí va un listado y el prólogo de la historia.


Anuncios

¿Y a tí qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s