Los Abrazafarolas del Infierno: capítulo 24

“El ritual ha comenzado,
el trabajo de Satán está hecho.
666, el Número de la Bestia,
el sacrificio continúa esta noche.”
(Iron Maiden)

cap-24
Satán estaba sentado frente al centro de control de su Fortaleza infernal rodeado de botellas vacías observando cómo se desarrollaban las batallas contra las tropas del Cielo en el mundo de los vivos. Se abrochó el cinturón de la bata de cuadros, abrió otra botella y echó un buen chorro de güsqui irlandés en su café justo antes de que alguien llamara a la puerta con los nudillos.
-¿Sí? -preguntó su Majestad Infernal.
-Venimos a ver qué tal estás, que hace tiempo que no se te ven los cuernos por ahí -respondió Juana de Arco a través de la puerta.
-Pasad, pero no estoy para vueltas… En el mundo de los vivos y el Cielo las cosas se están complicando demasiado -dijo Satán mientras abría la puerta.
-Solo queremos que te dé un poco el aire del valle del Rock, que estás muy naranja -añadió Hipatia de Alejandría-. Tenemos preparado tu aerodeslizador, ¿te apetece ir hasta allí con nosotras para tomar un cafecillo? Si salimos pronto, estarías de vuelta para la hora de comer.
-Ufff… ¿Os cuento las últimas noticias, chicas? Un espía cataléptico que estaba en el Cielo me ha dicho que el Elegido 666 que desapareció durante la Nochevieja del año pasado ha sido visto allí… y lo más grave de todo: la anticristo no se ha podido reunir con él porque ese punki ahora mismo debe estar en el Cielo junto al mismísimo Espíritu Santo… ¡¡¡Mierda!!! ¿Por qué no habremos sido capaces de capturar a Dios cuando había tomado la forma de Sandra en el mundo de los vivos?
-¿Que Dios ha vuelto al Cielo y se ha llevado al Elegido 666 después de cambiar de forma? -profirió Juana de Arco-. ¡Cómo me habría gustado poder estar allí para arrebatárselo y atravesar con mi espada el corazón de los ángeles que me hicieron acabar en la hoguera!
-Eso es, Juana. Y por si fuera poco y ya que estás hablando de cabrones con alas de plumas, los comandos de ángeles caídos del difunto Arcángel Miguel quieren destruir los portales que comunican el Infierno con el mundo de los vivos. ¡Empezaron intentándolo con el de Edimburgo y se acaban de cargar el del Vaticano! -se lamentó Satán.
-¡Esos desgraciados tienen la maldita sartén por el mango, Hipatia, tenemos que hacer algo! -gritó Juana de Arco.
-¿Estás diciendo que después de tantos siglos el Infierno va a ser derrotado por esos cabrones del Cielo? -dijo Hipatia con gran enfado- ¡No podemos permitir eso, tenemos que recuperar al Elegido 666! Es él único ser del Universo que lleva en su ADN humano la sangre de trescientos treinta y tres ángeles y trescientos treinta y tres demonios… Seiscientos sesenta y seis es la suma de los primeros treinta y seis números naturales, la suma de los cuadrados de los siete primeros números primos, la suma de los primeros ciento cuarenta y cuatro dígitos de Pi… ¿sigo? Su ADN mezclado con el de la anticristo debería crear la criatura perfecta que pusiese orden en el Universo.
-Efectivamente, Hipatia, ya veo que sigues amando las matemáticas y que eres una de las pocas personas que se ha dado cuenta de cómo hay que interpretar el libro del Apocalipsis.
-Por supuesto: el número 666 no corresponde a la anticristo, sino que es el número de la persona a la que ella debe unirse para mandar a Dios a la mierda.
-Pues eso no tiene mucha pinta de que vaya a pasar, ¿no? -comentó Juana de Arco-. Además, Koldo y Patricia ya estuvieron juntos una vez antes de que él muriera y fuera al Infierno… ¿Por qué no funcionó aquella unión?
-No lo sé, mi hija siempre hace lo que le da la gana… Mi esperanza era que se echaran de menos y que él fuera a buscarla hasta la Galaxia de la Guadaña después de atravesar el portal del Vaticano para dar aquel concierto. Mi plan era capturar a Dios y retrasar cualquier intento de Juicio Final hasta que Patricia me diera un nieto de Koldo… ¡qué desastre! En fin… los frentes en el mundo de los vivos no es que hayan avanzado demasiado a nuestro favor, pero a lo mejor nos queda una oportunidad: a ese imbécil de León XIV le ha dado por invadir el Cielo -concluyó Satán.

Nota 1: el autor no se responsabiliza de sus propias opiniones. La novela online por entregas “Los Abrazafarolas del Infierno” es un texto de ficción. Cualquier relación con la realidad es pura coincidencia.
Nota 2: ¿quieres leer el siguiente capítulo? Haz click aquí.
Nota 3: el Photoshopeo es de un servidor.
Nota 4: ¿se te ha olvidado quién era alguno de los personajes o de qué iba esto? Aquí va un listado y el prólogo de la historia.

Anuncios

¿Y a tí qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s