Los Abrazafarolas del Infierno: capítulo 22

“Escondido en mi cabeza
veo pasar
las maquinas asesinas,
listas para aplastar.

Fue una locura, pero sucedió
En un momento, el mundo cayó.

No veo rastro de vida,
no oigo una voz.
Es peligroso asomarse,
esperaré.

El gran cerebro
controla el lugar.
Fue suya la culpa
en la guerra total…
¡Es el final!”
(Muro)

cap-22

Una guapa y pelirroja mujer desnuda de unos cuarenta años de edad recogió su melena en una coleta, y se levantó de la cama del Papa León XIV. Mientras, un rubicundo y deforme joven emergió de entre las sábanas, poniendo una increíble cara de asombro al ver el tatuaje y las dos marcas en la espalda que dibujaban aquel hermoso lienzo poblado de pecas.
-Jenna…-dijo “chicot”. ¿Me acercas mi pierna ortopédica?
-Me estoy meando, voy al baño. Ahora te… la traigo -contestó ella mientras un breve estruendo sacudía el suelo.
-¡Gracias! Por cierto: bonito tatuaje, al quitarte la ropa no me había fijado. De hecho, pensaba que esas heridas de la espalda te las habías hecho de otra manera… ¿Te dolió mucho cuando perdiste las alas?
-Ballacks, Vicent… tú sabes bastante más de lo parece, ¿no?
-No eres la primera ángela caída que he visto, Jennabeth.
-No, ¿eh? Pues mira: después de intentar volar con unas alas en llamas al caer del Cielo, lo que más duele es cuando se te gangrenan y se te caen… ¿Qué? ¿Estás intentando ponerme celosa? -añadió ella desde el cuarto de baño.
-No, qué va, para nada… perdona, Jenna. Hace un par de semanas tuve que soportar cómo don Carlos se propasaba con una prisionera de las tropas del Infierno. Yo solamente toqué la puerta para traerle la cena y me encontré con aquello… -añadió el secretario papal sollozando-. Aquella pobre chica… ¡¡¡Ese hijo de puta es un monstruo!!!
-Está bien, Vicent, no llores -contestó Jennabeth dándole un abrazo-. Casi no te conozco, pero está claro que eres una buena persona. No tienes nada que ver con el Papa. Toma tu pierna, póntela.
-Snifff, snifff… gracias. Es que tú no sabes lo humillante que es trabajar para ese desgraciado…. ¡Me siento tan bien cuando me abrazas!
-Tranquilo, que no te voy a soltar… Oye, ¿has oído esa explosión? Shite… ¿Estás seguro de que en este búnker estamos a salvo? El perímetro defensivo del Vaticano parece que está aguantando, pero ahí fuera el Cielo y el Infierno están librando la madre de todas las batallas…
-Pues claro, Jenna. Seguro que sigue siendo peligroso asomarse a la Plaza de San Pedro, pero estamos a diez metros bajo tierra y todos los búnkeres del Vaticano están construidos con tecnología del Planeta Rayo. Esa gente inventó el viaje espacial por teleportación en el siglo X antes de Cristo. ¡Tienen la tecnología más avanzada del Universo!
-Así que os están ayudando los Homo Maximus de la Galaxia de la Guadaña… ¿Y por qué me cuentas todo esto? Nos acabamos de conocer.
-Porque en cuanto terminen estos últimos bombardeos, me gustaría  escaparme contigo. En el piso de abajo hay una nave lista para salir de aquí.
-Espera un momento… ¿no vas un poco deprisa? ¿Hasta hoy solamente habíamos hablado un par de veces en la cafetería de la Capilla Sixtina. ¿Por qué han puesto esa tecnología a vuestro servicio? ¿Acaso piensas que no se van a cobrar el favor con creces? Antes o después siempre lo hacen: son Homo Maximus.
-Su Santidad les ha ayudado a hacer un reality televisivo en el que cazaban a Dios… y hemos conseguido que nuestro mercenario acabe con él. En cuanto León XIV conquiste el Cielo con su tecnoarmadura de oro con cuernos, nos espera una nueva era y no me gustaría estar aquí para verlo.
-Está bien, voy contigo. Me gusta la gente sincera. Y ya que pareces de fiar, ahora yo también te voy decir la verdad: en realidad fui yo la que hizo que me expulsaran del Cielo al igual que otros ángeles que hay desperdigados por el mundo… Pero antes de irme de aquí, necesito que me ayudes a cerrar para siempre el portal del Vaticano que da acceso al Infierno. Voy a volarlo por los aires con un coche bomba… pero no te preocupes, que ya tengo experiencia con estas cosas.

Nota 1: el autor no se responsabiliza de sus propias opiniones. La novela online por entregas “Los Abrazafarolas del Infierno” es un texto de ficción. Cualquier relación con la realidad es pura coincidencia.
Nota 2: ¿quieres leer el siguiente capítulo? Haz click aquí.
Nota 3: el Photoshopeo es de un servidor.
Nota 4: ¿se te ha olvidado quién era alguno de los personajes o de qué iba esto? Aquí va un listado y el prólogo de la historia.

Anuncios

Un comentario en “Los Abrazafarolas del Infierno: capítulo 22

¿Y a tí qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s