Los Abrazafarolas del Infierno: capítulo 13

“Imagínate al Papa en chándal.
Su Santidad en chándal
con una gorra de hélice y chanclas.”
(Mamá Ladilla)

cap 13

Su Santidad León XIV llevaba horas reunido en su despacho con los presidentes del Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea: Lasserre, Barbosa y Daghetti se habían presentado de sopetón en el Vaticano y ni siquiera le habían dejado tiempo para poder cambiarse de ropa y quitarse su antiguo chándal olímpico español de 2012.
-¡¡¡Ahoga es el momento de que las tgopas del Infiegno finjan la guetigada que pactamos!!! -dijo Madame Laserre después de exhalar ansiosamente el humo de un cigarrillo-. Debemos apgovechag el hecho históguico de que la población civil haya fogmado la Guesistencia y se haya unido a los ejégcitos mundiales contga el invasog extgateguestge.
-Puesh eso mishmo es lo gue yo llevo in… tentando durante semanas, collons… ¡¡¡He hablado hasta gon el mis… mísimo Satán y no ha servido de nada, joder!!! -profirió el Papa León XIV bastante borracho mientras se servía otro vaso de agua de Valencia.
-Verdadeiramente eso fue lo que pactamos -añadió friamente el Senhor Barbosa-. Después de que las tropas del Infierno fingieran haber sido derrotadas por los ejércitos mundiales y la población civil, la idea era aprovechar el miedo a una nueva invasión para imponer un nuevo orden mundial.
-Por cierto, Sua Santità… -interrumpió el Signor Daghetti con una sonrisa en los labios-. Creo que estos papeles se le han caído del bolsillo. Parecen unos planos militares, ¿no? Mmmm… aquí pone “Babel 2.0”. ¿Podría compartir con nosotros de qué se trata?

Horas más tarde, dos aerotanques de grandes dimensiones provenientes del Infierno patrullaban por la calle Leith Walk de Edimburgo en dirección al centro de la ciudad. Las torretas circulares de ambos vehículos de color rojo oscuro estaban adornadas por sendas cadenas formadas por troncos humanos desnudos -con las extremidades arrancadas-, cuyas cabezas habían sido introducidas sucesivamente dentro de los orificios anales de otros troncos humanos. A su alrededor, el silencio sepulcral -que bañaba aquel horrible paisaje de casas derruidas, restos de coches calcinados y cadáveres- se vio interrumpido por el estruendo de dieciséis naves bombarderas que surcaban el cielo de la ciudad lanzando toneladas de extremidades humanas.
Inmediatamente después, un mensaje se escuchó a través de todos los comunicadores de las naves y vehículos de asalto terrestre infernales desplegados por el mundo de los vivos: “Aquí el Coronel Nistmus. Ejecuten la orden 666. Repito: ejecuten la orden 666. Procedan inmediatamente a la aniquilación total de los ejércitos mundiales y de la Resistencia…. y que no queden ni las cenizas.”

Nota 1: el autor no se responsabiliza de sus propias opiniones. La novela online por entregas “Los Abrazafarolas del Infierno” es un texto de ficción. Cualquier relación con la realidad es pura coincidencia.
Nota 2: ¿quieres leer el siguiente capítulo? Haz click aquí.
Nota 3: ¿se te ha olvidado quién era alguno de los personajes o de qué iba esto? Aquí va un listado y el prólogo de la historia.
Nota 4: el Photoshopeo es de un servidor.

Anuncios

¿Y a tí qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s