Los Abrazafarolas del Infierno: capítulo 5

“Armas y más armas
preparadas para armarla,
armas y mas armas,
será nuestro final.

Tu cabeza estancada
en un charco de podrida sangre,
más muerto que una rata,
más muerto que los muertos.

¡Un, dos, tres, fuego!
¡Un, dos, tres, fuego!
¡Un, dos, tres, fuego!
¡Un, dos, tres, fuego!”
(Eskorbuto)

cap 5

Un infame tridente sobrevolaba Bilbao desgarrando el azul del cielo mientras disparaba letales rayos a su paso. Mientras tanto, una docena de aviones de combate F18 estallaban en pedazos o se precipitaban al vacío tras haber sido alcanzados. Las tres fálicas y rojizas naves de seis metros de longitud se retiraban orgullosas al hangar de la enorme cañonera de la que habían salido.
-Los últimos aparatos voladores han sido abatidos, Su Majestad Infernal -dijo con voz gutural un Homo Maximus a través del comunicador de una de aquellas tres naves biplaza-. Además, desde el comienzo de la operación militar, ninguno ha sido capaz de atravesar el perímetro.
-Perfecto, Coronel Nistmus. Ya que por fin ha terminado el combate, le prohíbo terminantemente que vuelva a poner en peligro su integridad física pilotando un caza. ¡Su experiencia en el campo de batalla es demasiado valiosa! -contestó Satán desde el Infierno sosteniendo una gran taza de café entre bostezos. Acto seguido se quitó la bata, abrió las alas de par en par y se estiró en medio de otro gran bostezo que podría haber hecho temblar hasta las puertas del mismísimo Cielo.
-Por supuesto, Su Majestad Infernal, cuente con ello. En Bizkaia, al igual que en el resto de poblaciones de los países del G-20, después de haber asegurado el perímetro aéreo con las naves cañoneras y los cazas, las lanzallamas ya han mandado al Infierno a varios miles de almas de calidad. Los únicos incidentes a destacar han sido el robo de dos cazas en Edimburgo y de uno en Bilbao. Todos ellos se encuentran desaparecidos y lo más lógico a estas alturas, es que se hayan estrellado o se hayan quedado sin combustible. Yo no le daría más vueltas.
-Perfecto, Coronel Nistmus. Infórmeme en cuanto el resto de los objetivos hayan sido alcanzados. ¡Recuerde que no podemos fallar: hay demasiadas cosas en juego! -le respondió Satán mientras daba paso a otra videollamada.
-Bona vesprada, Su Majestad Infernal -dijo el septuagenario y valenciano Papa León XIV a través de la pantalla del centro de control de su interlocutor en el Infierno.
-Buenas tardes, Su Santidad. ¿Le gustaron los perritos que le envié?
-¡Claro que sí, collons! Pero ahora no es el momento de hablar de ese tipo de cosas… ¡llevo toda la tarde intentando contactar con el Coronel Nistmus! Por lo que he podido comprobar, el control de todos los países del G-20 por parte de las tropas del Infierno es prácticamente absoluto… ¡e incluso excesivo diría yo!
-¿Y por qué lo dice, Su Santidad? Ya estuvimos hablando de lo importante que era que nuestro ataque pareciese una invasión extraterrestre salvaje y despiadada, ¿no es así?
-Sí, y también hablamos de que su Majestad quería llevarse al Infierno un par de millones de almas de calidad, pero sin producir daños colaterales. ¡Y la cúpula de la Basílica de San Pedro está ardiendo…! ¡Si lo sé no abro el portal del Vaticano ni de coña!
-No recuerdo haber hablado de esa cifra… pero le aseguro que todavía no la hemos alcanzado. Además, se supone que cuanto más brutal parezca nuestro ataque, más fácil les resultará a los gobernantes del G-20 poner en práctica las políticas que querían, ¿no es así? No se preocupe, Su Santidad: si es tan amable de volver a abrir el portal, en seguida le envío a Leonardo da Vinci para que repare la cúpula… y también a media docena de ornitorrincos alados de lo más cariñoso.
-¡Muy cariñosos tendrán que ser para que se me pase el cabreo que tengo!
-Ya sabe que siempre le envío lo mejor, Su Santidad.
-Adéu, Su Majestad.
-Adéu, Su Santidad -dijo Satán a través del monitor de León XIV mientras se interrumpía la comunicación. Acto seguido, su deforme secretario entraba en el despacho del Vaticano portando un montón de papeles con cara de satisfacción.
-Ya ha llegado el contrato con la televisión pública del planeta Rayo, Don Carlos.
-Perfecto, chicot, ahora mismo lo firmo. Y ya que sabemos que Dios ha tomado forma de mujer y que se encuentra a bordo de un caza del Infierno junto a Koldo Barrutia, ¿por qué no conseguir armamento y más tecnología punta a cambio de permitir que una televisión de otra galaxia grabe un reality show en el que cazamos a Dios y a ese hijo de puta?
-¿Y está usted seguro de que esa tal Jesusa es la nueva encarnación de Dios, Don Carlos?
-No me cabe ninguna duda, chicot. ¡Extrema Unción les sigue a bordo de su nave y dice que su detector de ADN celestial se ha vuelto loco!
-¿Y cómo ha sido capaz de seguir su rastro?
-A través de la señal que emite el teléfono que robó Koldo durante su concierto de la pasada Nochevieja…

Mientras tanto, otros dos cazas del Infierno surcaban el espacio girando a toda velocidad y disparándose mutuamente sus láseres frontales. Ambos intentaban ponerse detrás de su adversario para abrir fuego y abatirlo.   ¡¡¡GÜIZZZZZUFLUÍSHHHHH!!! ¡¡¡GÜIZUFLUÍSHHHHHHHHHHH!!!
-¡Muérete, cabrón! ¡¡¡Hemos terminado!!! -gritó una adolescente de pelo oscuro rizado desde dentro de la cabina de uno de los cazas después de abrir fuego sobre el otro y volarlo en pedazos. ¡¡¡GÜIZUFLUÍSHHHHHHHHHHH!!! ¡¡¡BLUMMMMMNNN!!!-. Así aprenderás a dejar de escribir mierda sobre mi vida personal en las redes sociales. Te crees muy listo por haber robado un caza y haber escrito en tu blog cómo se pilota, ¿verdad? ¡Pues mira ahora de qué te sirve, hijo de puta! ¡¡¡Yo también he robado otro, pero disparo mejor que tú!!!

Nota 1: el autor no se responsabiliza de sus propias opiniones. La novela online por entregas “Los Abrazafarolas del Infierno” es un texto de ficción. Cualquier relación con la realidad es pura coincidencia.

Nota 2: ¿quieres leer el siguiente capítulo? Haz click aquí.
Nota 3: ¿se te ha olvidado quién era alguno de los personajes o de qué iba esto? Aquí va un listado y el prólogo de la historia.
Nota 4: el photoshopeo del puesto de mando infernal es de un servidor.

Anuncios

¿Y a tí qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s