Los Abrazafarolas del Infierno: capítulo 4

“Y el libro dice:
‘Él nos hizo a todos como él’.
Así que si nosotros somos estúpidos,
entonces Dios es estúpido…
y quizá también incluso un poco feo.”
(Frank Zappa)

 pope-beer

-Vaya, vaya… ¡Así que Koldo Barrutia es músico de un grupo punk en el Infierno! -me dice Susy poniéndose las bragas. Joder, debajo de esa camisa de cuadros había unas curvas de vértigo: hacía mucho que no disfrutaba así con nadie y parece que ella también se lo ha pasado muy bien. ¡Bien por ti, Koldito! Tal vez el ser hijo de madre soltera y haber crecido rodeado de mujeres me haya servido de alguna manera para comprenderlas mejor, ¿no? Lo que viví con Patricia antes de que Pedrito me matara fue la hostia, pero cuando llamé a su casa en Nochevieja, ya quedó claro que se había ido “a visitar a su novio que está de Erasmus en Edimburgo”, ¿no?
-Bueno, algo así -le respondo-. Tengo un grupo de punk-rock, pero no sé solfeo y toco de oído.
-¿Y hay conciertos en el Infierno?
-Pues claro, una vez hasta tocamos en un festival en el que también estaban los Beatles, Bon Scott & The Highway Boys, Frank Zappa, los Ramones, Eskorbuto, Cicatriz… aunque cuando empezamos tocar a eso de las seis de la tarde, a alguien se le olvidó abrir las puertas y no nos vio nadie.
-¡Qué pena! Pues a mí ya me habría gustado veros -me dice mientras saca el sujetador de entre la maraña de ropa que hay en el suelo. Es preciosa, ¡me muero de ganas por volver a follar con ella!
-Espera, no te pongas nada más, por favor. Voy a subir la calefacción de la nave para poder seguir viendo lo bonita que eres…
-Pues que sepas que a pesar de estar muerto y tener un agujero de bala en el pecho, tú tampoco estás nada mal, ¿eh? Pero me parece bien: como te pongas algo de ropa, te la arranco a mordiscos…
-Vale, vale… ¡jajajaja! Oye, ¿te puedo hacer una pregunta un poco personal?
-Depende…
-Bueno, yo te la hago, tú decides si me contestas o no… y si no te apetece, pues te pido perdón y cambiamos de tema, ¿de acuerdo?
-Adelante, punk-rocker.
-No me interesa en absoluto con quién, pero… ¿cuánto hace que no hacías esto?
-El qué, ¿follar con desconocidos?
-No, me refería a follar en general. A mí hasta se me había olvidado lo divertido que era.
-Bueno, digamos que he pasado una época muy jodida metiéndome todo tipo de mierdas y drogada hasta las cejas, ¿vale? Pero al verte en la nave y con tanto tiempo por delante hasta que lleguemos a la Galaxia de la Guadaña, ¡me han entrado unas ganas locas de recuperar el tiempo perdido!
-Vale, pues mejor vamos a cambiar de tema. Lo siento, no tenía ni idea…
-¡Tranquilo, es lo que tiene follar entre desconocidos, jajaja!
-¡Jajaja! Bueno, el haber abandonado la Tierra a bordo de esta nave roja que parece un vibrador de seis metros… a lo mejor ha tenido algo que ver para que pasara, ¿no?
-Bueno… y tal vez también el haber despistado a las dos cañoneras que nos seguían, ¿no crees?
-El peligro une, Susy…
-¡Jajaja! Nada más despegar de Termibus, se me ocurrió que jamás esperarían que les robaran un caza biplaza, así que no se dieron cuenta hasta que ya casi estábamos en el espacio… ¡La verdad es que todavía no me creo la suerte que hemos tenido, esos disparos estuvieron muy cerca!
-¿Y por qué estás tan segura de que en el planeta natal de los Largos vamos a conseguir la tecnología necesaria para destruir esas naves del Infierno? ¿También lo has leído en el blog del tipo ese de Edimburgo? ¿Dice algo más de por qué son tan buenos con la tecnología?
-Si allí no averiguamos la forma de destruir esas cañoneras y esas lanzallamas, es que eran indestructibles. Por cierto: ya que lo preguntas, los Largos u “Homo Maximus” fueron el primer experimento de vida inteligente que creó Dios. Y la verdad es que también son bastante feos, pero al contrario que los humanos, no fueron creados a su imagen y semejanza… y le salieron demasiado creativos y cabrones. De hecho, muy pocos van al Cielo al morir, así que el Infierno debe estar lleno de ellos, ¿no?
-Pues claro, allí hay un montón de ellos desempeñando cargos importantes… ¿Pero y tú cómo sabes todo eso? -le pregunto.
-Bueno… el día que fueron creados, yo estaba por allí y pude verlo con mis propios ojos.
-¿¿¿Cómo??? ¿Me estás diciendo que me estoy empezando a quedar pillado de una ángela?

En aquel preciso instante en el dormitorio del Vaticano del recientemente nombrado Papa León XIV…
-Bona nit, Su Santidad. Ya sé que dijo que no le molestase hasta mañana, pero hay un pequeño incendio en la cúpula de la Basílica de San Pedro y pensé que le interesaría saberlo cuanto antes -dijo tímidamente el contrahecho secretario papal mientras golpeaba la puerta con los nudillos.
-Pasa y llámame por mi nombre, chicot. Solamente estaba relajándome un poco… -dijo un extremadamente delgado y velludo anciano bañado en mermelada de kiwi con una careta de Ricky Martin como única prenda. En su habitación, había una docena de extraños perritos cornudos de ocho patas saltando sobre una gran cama impregnada de dicha mermelada.
-Gracias y em… em… disculpe, Don Carlos -le respondió el jorobado y rubicundo secretario cerrando los ojos y tapándoselos con la mano. Su brazo derecho era más largo que el izquierdo y caminaba con dificultad debido a una pierna izquierda protésica.
-¿Está la Guardia Suiza en alerta máxima?
-Por supuesto, Don Carlos. Además, el incendio está ya prácticamente controlado.
-¿Y Extrema Unción?
-Listo para actuar si así fuera necesario, Don Carlos.
-Bien. Ahora dame diez minutos para ponerme presentable, prepárame un Agua de Valencia con bien de vodka y solicita una videoconferencia con el Coronel Nistmus… Conque solo quería “atacar el mundo de los vivos para llevarse al Infierno un par de millones de almas de calidad, pero sin producir daños colaterales”, ¿eh? Esto ya es la gota que colma el vaso… ¡Me va a oír ese Largo de mierda!

Nota 1: el autor no se responsabiliza de sus propias opiniones. La novela online por entregas “Los Abrazafarolas del Infierno” es un texto de ficción. Cualquier relación con la realidad es pura coincidencia.
Nota 2: ¿quieres leer el siguiente capítulo? Haz click aquí.
Nota 3: ¿se te ha olvidado quién era alguno de los personajes o de qué iba esto? Aquí va un listado y el prólogo de la historia.
Nota 4: el cuadro del Papa cuando era cardenal es de un servidor.

Anuncios

¿Y a tí qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s