Los Abrazafarolas del Infierno: capítulo 3

“Tú nos dijiste que la muerte
no es el final del camino,
que aunque morimos no somos,
carne de un ciego destino.”
(Cesáreo Gabarain)

capitulo 03

Bueno Koldito, hoy las cosas en Bilbao siguen sin tener muy buena pinta: sigue oliendo a gente quemada, muchos edificios están en ruinas, las calles están llenas de coches chocados entre sí y por si fuera poco, además de nubes y lluvia, el cielo está lleno de naves lanzallamas y cañoneras del Infierno… ¿Quién habrá dejado pasar al mundo de los vivos a semejante ejército? El caso es que con semejante panorama, no hay ni un alma por la calle y me acabo de dar un buen susto al verme reflejado en el escaparate de una tienda de móviles de la calle Luis Briñas. Además, me estoy empezando a dar cuenta de que a lo mejor estoy llamando demasiado la atención con mi chaleco con parches y mis pintas de punk… que no pegan demasiado con los zuecos de enfermero y la gorra chamuscada de la Ertzaintza que llevo para tapar las cicatrices de las sienes. ¡Vaya pintas que llevas, Koldito!
-¡Ayuda, por favor! -grita una voz femenina a lo lejos. Creo que los gritos vienen de la estación de Termibus, así que decido acercarme para allí. Tras entrar en el recinto y rebuscar entre escombros, me encuentro a una tipa en el suelo, que parece estar atrapada de cintura para abajo por un cartel luminoso. Toda la estación está llena de charcos de sangre, maletas abandonadas, autobuses destrozados y cadáveres con heridas por arma láser.
-¿Estás bien? -le pregunto mientras levanto el panel-. Parece tener unos treinta años y estaría mucho más guapa sin esas gafas tipo Woody Allen y esa camisa de cuadros que le queda enorme. El pelo rubio largo, en cambio, le queda bastante bien.
-Ufff… Creo que sí, muchas gracias -dice después de levantarse y sacudirse trozos de carne ajena-, estaba esperando el autobus para el aeropuerto, he oído unos disparos de rayos y no recuerdo nada más. Debe de haber una invasión extraterrestre o algo así, ¿no? Lo digo por lo de las naves que hay en el cielo…
-Mmmm… sí, creo que algo parecido -le respondo.
-¿Sabes si funciona el Wifi? -me pregunta mientras abre una maleta-. Voy a ver si no se me ha estropeado el Mac. A ver… ¡bien, ha habido suerte, parece que se enciende!
-Oye… ¿no deberíamos irnos de aquí? -le sugiero.
-Claro, pero primero tendremos que saber qué ha pasado, ¿no? ¡Mierda, no hay Wifi!
-¿Y qué esperabas?
-Espera, voy a crear una zona Wifi con el móvil.
-No me lo puedo creer… Vale, pero date prisa, que estoy oyendo un ruido familiar -le respondo antes de girarme y ver una nave biplaza aterrizando en medio de Pérez Galdós. A partir de entonces, me dejo llevar por mis instintos y todo lo demás ocurre demasiado deprisa: veo un autobús que todavía tiene las llaves puestas, me subo dentro, aparto el cadáver del conductor, arranco y doy marcha atrás a toda velocidad embistiendo a dos Largos con cuernos, blindaje de combate y letales rifles láser (acababan de descender de la nave y están intentando ponerse en pie después del impacto). Lo siguiente que veo por el retrovisor del bus no tiene precio…
-¡¡¡Morid, hijos de puta!!! -grita mi nueva amiga disparando un rifle de los Largos-. ¡¡¡GÜIZZZZZUFLUÍSH!!! ¡¡¡GÜIZZUFLUÍSHHHH!!! ¡Esta chica ha cambiado su portátil por un arma láser en cuestión de segundos! Y no tiene mala puntería, pero está claro que sus propias armas no les afectan. No obstante, están tan sorprendidos por nuestro ataque, que consigo bajarme del autobús y echar a correr antes de que reaccionen.
-¡¡¡Corre rubia, tenemos que salir de aquí!!! -le grito.
-¡Nada de eso, sube a la nave conmigo! Hay un tipo en Edimburgo que ha conseguido robar una y ha colgado en su blog cómo se pilota! -me responde desde dentro de la biplaza con el Mac debajo del brazo.
-¡Estás fatal del bolo, tía! Bueno, por si no salimos de esta, me llamo Koldo, ¿vale? -le digo después de subir por la escalerilla y cerrar la compuerta.
-Yo soy Susy. Por cierto: cómo mola el parche ese que llevas en la espalda -me dice mientras despega la nave. ¡¡¡GÜIZZZUFLUÍSHHH!!! Uno de los Largos nos ha alcanzado con su rifle… espero que salgamos de esta.

En ese momento, en la blanquísima sala de espera BI54378 de las Oficinas de Control de Inmigración del Cielo, un par de Homo Sapiens conversaban sentados en uno de los sofás-nube mientras fumaban sendos porros de marihuana. A pesar de que los doscientos fallecidos allí presentes llevaban ya esperando como mínimo tres días, el ambiente era cordial y prácticamente todo el mundo estaba centrado en consumir las sustancias de los kits individuales de bienvenida y en ver la MTV a través de las pantallas gigantes.
-Joder Sandra, ¡esto está increíble! Me está sentando tan bien, que hasta veo extraterrestres… y flipa: le he entendido todo al chino que me quería cambiar el opio por la botella de Cardhu! -dijo un punk calvo de treinta y muchos años. Llevaba la clásica chupa de cuero con pintadas a Tipp-Ex y unos pantalones escoceses.
-Esos tres tipos de tres metros de altura son Largos, Pedrito -le respondió una peculiar veinteañera con un ojo marrón y otro azul vestida con pantalones caídos y camiseta de tirantes-. Son como los que nos dispararon en Iturribide el otro día, pero sin cuernos. Además, -continuó Sandra mientras se apartaba las rastas de la cara-, desde que en la Tierra se abandonó la construcción de la Torre de Babel, en el Cielo existe el milagro de “hablar en lenguas” y todo el mundo se entiende. Vale que esta maría esté cojonuda, pero de ahí a que te imagines que hablas chino…
-Joder, ¿y cómo sabes tú todo eso? ¿Sale en esos blogs de conspiraciones que tanto te gustan?
-Nah, es que ya he estado en el Cielo antes: una vez tuve un coma etílico. Después del túnel y las luces, estuve un par de horas en una sala como esta pensando que me había muerto… Pero al final, alguien debió llevarme al hospi de Cruces a toda hostia y mi corazón volvió a latir, ya ves.
-¿En serio?
-No, casi me muero de broma, no te jode… Bueno, pues el caso es que mientras estaba en la sala de espera del Cielo, me hice colega de uno de esos Largos y estuvimos hablando de un montón de cosas. Deben ser los descendientes de la primera raza humana que creó Dios en otra galaxia o algo así. ¡Ah! Y están un poco zumbados, así que ten cuidado con ellos.
-Pero vamos a ver, Sandra, ¿me estás tomando el pelo… o es que se te está yendo la olla con la maría?
-Pues mucho pelo no es que tengas, Pedrito… pero te juro que es verdad. Y espérate un poco, porque además, el Largo me explicó por qué se empezó a hacer la puta Torre de Babel. ¡Parece ser que el tal Nimrod que la mandó construir, era un Largo que quería subir al Cielo y disfrutar de esto sin tener que morirse!
-¡Joder! Para lo cría que eres, ya estás enterada tú de cosas, ¿eh? Pues mira, yo es la primera vez que me muero. Aunque cuando tocaba con los Abrazafarolas, ya estuve a punto de cascarla un par de veces, ya…
-¿Tocabas en Los Abrazafarolas? Así que me sonaba tu cara… Pues que sepas que hicisteis de puta madre en dejarlo cuando murió Koldo. Al fin y al cabo él era el que componía, ¿no?
-Hummm… Sí, la verdad es que cuando dispararon a Koldo, a Eva y a mí no nos quedaron muchas ganas de seguir con el grupo. Y además, poco después, ella murió de sobredosis… Por cierto: ¿te vas a meter el caballo? Te lo cambio por los tripis.

Nota 1: el autor no se responsabiliza de sus propias opiniones. La novela online por entregas “Los Abrazafarolas del Infierno” es un texto de ficción. Cualquier relación con la realidad es pura coincidencia.
Nota 2: ¿quieres leer el siguiente capítulo? Haz click aquí.
Nota 3: ¿se te ha olvidado quién era alguno de los personajes o de qué iba esto? Aquí va un listado y el prólogo de la historia.
Nota 4: la ilustración es de Félix Vinagre.

Anuncios

¿Y a tí qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s